NINGÚN PLAN ES INFALIBLE

Nuevamente la derrota, esta vez frente a Huracán, despierta dudas y cuestionamientos.

No alcanzó con la victoria frente a Gimnasia y el empate en Santa Fé. Chacarita navega entre la nostalgia de lo que fue y la incertidumbre de lo que será.

Es propio del adn del hincha, cuestionar aquello que no sea el triunfo. Poco importan los motivos y las maneras, hay que ganar.

El presente, con el descenso pisando los talones, fundamenta la necesidad del triunfo, no hay discusion alguna al respecto.

Huracán fue un equipo práctico, efectivo y sencillo. Llegó poco y ganó un encuentro que vale mas que tres puntos.

Dos errores propios: no seguir en la marca al ejecutante del centro que termina en el primer gol y un mal posicionamiento en un lateral, terminaron por definir el partido (ver imágenes)

Cuidado, no nos engañemos. Chacarita no superó a Gimnasia jugando un gran partido y frente a Unión, se defendió mas de la cuenta.

Se suele escuchar o leer que en Primera hay que ser inteligentes, arriesgar poco y apostar por aprovechar los errores del rival. Que hay que adaptarse a las circuntancias y a los jugadores disponibles.

Coyette, y nadie puede negarlo, modificó su estrategia: apuesta por saltar lineas (juego directo a Matos) menos posesión del balón, líneas mas juntas (replegadas en campo propio) y poca proyección de laterales.

Claro, la victoria ante Gimnasia y el empate frente a Unión nos hizo pensar que el entrenador había encontrado la formula mágica para hacer pie en la Súper Liga.

Sin embargo, el fútbol es tan cambiante que aún apostando menos al ataque y cuidando el arco propio, el resultado puede ser negativo. El gran atractivo del fútbol es que para construir un resultado convergen un sinnúmero de alternativas.
¿Entonces? Ningún plan es infalible.

¿Por que Chacarita no logra regularidad? Imposible dar una respuesta certera. Hay una cantidad de factores que producen este presente y muchas veces el fútbol no tiene respuestas.

No es cuestión de buscar culpables sino de hacer responsables a aquellos que toman decisiones.

De todas maneras, si el próximo partido frente a Olimpo se consigue una victoria, los cuestionamientos reaparecerán en la próxima derrota. Así está planteado.

Por César Damelio
@cesardamelio

Sharing is caring!