Chacarita y su metamorfosis

La victoria frente a Gimnasia por 2-0 deja algunos puntos interesantes para analizar. El equipo de Coyette transformó su estructura de juego para lograr seguridad, achicar errores y aprovechar las situaciones generadas.

Metamorfosis (mutación, evolución o el cambio de una cosa que se convierte en otra diferente):

1. Achicar espacios hacia atrás: Chacarita cedió algunos metros en campo rival para tapar la subida de los laterales rivales. Juan Ignacio Alvarez tenia la función de marcar a Rinaudo cuando el volante de Gimnasia buscaba ser eje de juego. Con esto, permitió que Mellado no se desordene en busca de una marca en campo ajeno.
Menos presión alta y más orden en campo propio.

2. Juego directo: Chacarita cedió la salida limpia para intentar un juego más simple. Saque directo a campo rival o salida rápida al lateral que inmediatamente buscaba al extremo.

3. La confianza: Ganar genera tranquilidad y confianza en un grupo de jugadores que nunca bajó los brazos aun en momentos adversos.
El entrenador supo leer y entender que necesitaba este equipo. Orden, juego directo, repliegue necesario para achicar espacios.
Con la tranquilidad del resultado, el cuerpo técnico puede seguir trabajando en busca del mejor funcionamiento.

4. Los goles: El tanto de Rosso sobre el final de la primera etapa y el de Matos al comenzar el segundo tiempo, fueron claves desde lo anímico y produjeron un golpe de efecto en el rival.

5. No es un cambio de paradigma ni mucho menos. Coyette entendió el momento del equipo y lo que se necesitaba.
Tomó los errores como aliado y no como un enemigo, se fortaleció en base a esos errores propios.

Por César Damelio
@cesardamelio

Sharing is caring!